Linfoma No Hodgkin: Mitos y Realidades

Linfoma No Hodgkin: Mitos y Realidades

Cuando somos pacientes de Linfoma No Hodgkin (LNH) o cualquier otro tipo de cáncer, es comprensible que, en nuestro afán por buscar una mejoría, seamos vulnerables a considerar remedios no probados científicamente o a creer en mitos sobre la salud. 

A continuación, enumeramos una serie de prácticas e informaciones erróneas y sin fundamento científico sobre el tratamiento del linfoma y sus síntomas, que muchas veces se promueven inapropiadamente:

  1. La dieta alcalina ayuda a combatir el cáncer. 

Aun cuando no existen datos clínicos al respecto, se cree que los tumores desarrollan un pH ácido, por lo que se promueven cambios en la alimentación o el consumo de ciertos productos, alegando que las células cancerosas no pueden vivir en un ambiente alcalino y que la dieta pudiera tener algún efecto clínico sobre la enfermedad4.

Sin embargo, fuentes médicas1 explican que todos los alimentos que salen del estómago son ácidos y que todos los alimentos que ingresan en el intestino se alcalinizan por la acción de las secreciones del páncreas, sin importar lo que comamos. 

La modificación de la dieta no puede cambiar la acidez de ninguna parte del organismo, excepto la orina y, si bien es cierto que las células cancerosas no pueden vivir en un ambiente alcalino, tampoco pueden hacerlo el resto de las células sanas del cuerpo. 

  1. La biopsia puede propagar el cáncer 

Un estudio2 publicado en 2015 por investigadores de Mayo Clinic, evidenció que, en una muestra de 2000 pacientes con cáncer, aquellos que se sometieron a la biopsia tuvieron mejores resultados y una mayor sobrevivencia que aquellos que no se realizaron la biopsia. 

Es importante tener en cuenta que para que el equipo médico pueda confirmar que un paciente tiene LNH, es necesario realizar una biopsia de un ganglio linfático, por lo que este tipo de creencias podría retrasar y entorpecer la aplicación de un adecuado tratamiento médico.

  1. Los linfomas solo afectan a los adultos mayores y las leucemias a los niños.

Aunque ciertos tipos de cáncer en la sangre son más frecuentes en niños y otros se observan más comúnmente en adultos mayores, lo cierto es que cualquiera de los distintos tipos de cáncer en la sangre pueden afectar a personas de diferentes edades. 

Tanto la leucemia como el linfoma pueden presentarse en adultos, en general, el riesgo de desarrollar cualquier tipo de cáncer –incluyendo el cáncer en la sangre- es mayor en edades avanzadas, porque aumenta conforme la persona envejece3

  1. El LNH es el mismo tipo de cáncer en todas las personas diagnosticadas

Existen más de 60 subtipos de LNH, que se clasifican según el tipo de linfocito que se desarrolla (células T o B) y otras características celulares.  Los subtipos de LNH3 generalmente se clasifican según la velocidad en la que se desarrolla el tumor: si el crecimiento es lento, se denomina LNH indolente, en cambio, si su avance es rápido, se denomina LNH agresivo. Esto último ayuda a los médicos a decidir el tratamiento más recomendable

  1. Los donantes de médula ósea o células madre deben ser familiares del paciente

Para realizar un trasplante de médula ósea o de células madres, no es necesario que el donante sea familiar del paciente con cáncer hematológico3, puede hacerlo incluso un desconocido. Lo importante en este caso es que el donante y el receptor sean compatibles en función de unos marcadores de proteínas específicos en las células. 

Estos marcadores son los antígenos leucocitarios humanos (HLA, por sus siglas en inglés), encargados de ayudar al organismo a diferenciar sus propias células de las sustancias dañinas para el cuerpo. A mayor coincidencia en los marcadores de proteínas, mayor será la probabilidad de que el cuerpo acepte el trasplante y que el sistema inmunitario del paciente no lo rechace. 

  1. El cáncer de sangre es mortal 

Cada paciente es diferente y su pronóstico frente al cáncer depende de factores como su edad, tipo de cáncer, estado de salud y el progreso de su tratamiento, por lo que, en este sentido, no es aconsejable generalizar5.

En los últimos años, los avances en la investigación y el desarrollo de nuevas terapias para tratar el cáncer en la sangre han contribuido a un aumento en las tasas de supervivencia de los pacientes6.

Bibliografía:

  1. CFI Center for Inquiry. Quackwatch. Acid/Alkaline Theory of Disease Is Nonsense Disponible en: https://quackwatch.org/related/DSH/coral2/ Consulta: Julio, 2020. 
  2. American Association for the Advancement of Science (AAAS). Eurekalert. Mayo researchers find cancer biopsies do not promote cancer spread. Disponible en:https://www.eurekalert.org/pub_releases/2015-01/mc-mrf010815.php Consulta: Julio, 2020.
  3. Blood-Cancer.com Myths & Misconceptions. Disponible en: https://blood-cancer.com/basics/myths-misconceptions/ Consulta: Julio, 2020.
  4. Lymphomation.org. Common Myths About Lymphoma and Cancer https://www.lymphomation.org/myths.htm Consulta: Julio, 2020.
  5. National Cancer Institute Common cancer myths and misconceptions. Disponible en:  https://www.cancer.gov/about-cancer/causes-prevention/risk/myths Consulta: julio, 2020. 
  6. Leukemia & Lymphoma Society. Facts and statistics. Disponible en: http://www.lls.org/facts-and-statistics/facts-and-statistics-overview Consulta: julio, 2020. 
También te puede interesar